Según datos a 31 de diciembre de 2008, el conjunto de despachos que forman ADADE ha gestionado durante el ejercicio de 2008 el doble de expedientes de regulación de empleo (ERE´s) respecto a 2007, concretamente el 103,5 % de incremento, siendo 210 empresas las afectadas. Estos datos coinciden con la estadística oficial que las administraciones públicas están dando a conocer.

A nivel general, en la sociedad hay varios debates abiertos: ¿están aprovechando las empresas la coyuntura económica para “limpiar sus plantillas” al margen de las necesidades de ajustes que exige el descenso de producción?.

Por otra parte, el empresariado en general reclama cambios estructurales en el mercado de trabajo para hacerlo más dinámico ¿ha llegado la hora de flexibilizar las condiciones de trabajo para estimular la contratación por parte de las empresas?.

En el marco de las Jornadas Anuales que ADADE ha celebrado  en Palma de Mallorca los días 17 al 19 de septiembre, sus socios han suscrito un documento en el que se demanda la aprobación de medidas que fomenten especialmente la productividad de las pymes como receta necesaria para afrontar con garantías la desfavorable coyuntura económica de nuestro país.

 

Igualmente ADADE solicita que en los Presupuestos Generales del Estado para 2009 se haga un esfuerzo de austeridad del gasto público y se de prioridad a partidas que fomenten la inversión, la formación, la calidad, la investigación y el desarrollo. Igualmente se solicita a las autoridades económicas que aprueben medidas que incidan en la flexibilidad de los mercados de bienes y capitales, que favorezcan la inversión y la confianza de los consumidores.

 

Entre las medidas concretas que se proponen se encuentran:

 

·         Disminución del impuesto de sociedades y la carga fiscal hacia tasas más convergentes con nuestros vecinos europeos.

 

·         La vinculación del incremento de los salarios al incremento de la productividad.

 

·         La reforma del mercado laboral encaminándola a criterios más flexibles que estimulen el empleo.

 

·         Una mayor definición de le marco legal que regula el sector energético.

 

·         La incentivación de I+D+I eliminando el límite en la deducción de la cuota en el Impuesto sobre Sociedades.

 

·         La libertad de amortización fiscal de los equipos de alta tecnología por parte de las empresas.

 

·         Potenciación y protagonismo de las Sociedades de Garantía Recíproca al servicio de las pymes.

 

·         Fomento de la empresa familiar.

 

·         Fomento de la introducción de sistemas de calidad en las empresas, de acuerdo con la Directiva de Servicios Profesionales 2006/123/CEE.